Los pagos en efectivo permitidos se rebajarán desde los 2.500 euros actuales hasta los 1.000, una vez se apruebe la ley contra el fraude fiscal que ahora mismo se tramita en el Congreso de los Diputados.

Así lo confirman fuentes del Ministerio de Hacienda a laSexta que indican que, además, esta limitación se aplicará también a los pagos de particulares a profesionales, algo que de momento no ocurre.

De este modo, de acuerdo con las citadas fuentes, se incluirá una enmienda en la ley de lucha contra el fraude en trámite parlamentario, que incluirá la prohibición de pagos de más de 1.000 euros entre profesionales y cuando el pago sea entre particular y profesional. No se limitarán, en cambio, los pagos entre particulares, que seguirán siendo la excepción.

La titular del ramo, María Jesús Montero, ya adelantó el pasado mes de octubre la intención del Gobierno de ir bajando "a su mínima expresión" los pagos en efectivo, "de manera paulatina".

Una medida que busca luchar contra el fraude, ya que, según explica José María Peláez, inspector de Hacienda, "pagar dinero en efectivo en cantidades elevadas se ha considerado siempre como un factor de riesgo para el fraude fiscal y el blanqueo de capitales".

En este sentido, desde Gestha -el sindicato de técnicos de Hacienda- aplauden la medida. Su presidente, Carlos Cruzado, apunta que les parece positivo que se incluyan aquellas operaciones "en las que interviene un particular frente a un empresario o un profesional", ya que es precisamente "dentro de la fase minorista, en estas ventas al consumidor final, donde hay mayor riesgo de ocultación de ventas".

Uno de los sectores donde más dinero en efectivo se maneja es el de la hostelería y el turismo, y por tanto, según los técnicos de Hacienda, son los más proclives a la economía sumergida.

No obstante, los expertos creen que este cambio no perjudicará al contribuyente, "debido a la generalización de las cuentas bancarias, el uso de tarjetas de crédito o incluso el uso de pagos por móvil", de acuerdo con Ransés Pérez Boga

presidente de la Asociación de Inspectores de Hacienda.

Ejemplo de esta tendencia es el negocio de Santiago González, gerente de 'La Taberna del Jamón' en Valencia. Este hostelero pagaba habitualmente a sus proveedores en efectivo, pero ahora cada vez le pagan y paga más con tarjeta. "Prácticamente el 90% de mis clientes me pagan con tarjeta", explica, indicando que también "hay proveedores que llevan datáfono", lo que a su vez le permite pagarles a ellos con tarjeta.