La Bolsa española ha conseguido la quinta mayor subida semanal de su historia reciente, con un avance del 10,94 %, que se ha apoyado en el repunte registrado por la banca tras la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de ampliar su programa de compra de deuda y después de conocerse datos que apuntan a la recuperación de la economía mundial, según datos del mercado.

El principal indicador del parqué español, el IBEX 35, ha subido 305,8 puntos este viernes, el 4,04 % (cuarta mayor subida del año) y termina la mejor semana desde finales de noviembre de 2008, la quinta desde 1987, cuando se creó el mercado bursátil nacional integrado.

El IBEX ha cerrado en 7.872,6 puntos, el nivel más alto desde el pasado 10 de marzo. Las pérdidas acumuladas desde el comienzo de año descienden hasta el 17,56 %. Excepto el jueves, sesión en la que los inversores recogieron beneficios, la bolsa española ha subido el resto de los días de este período, con los bancos y otros valores cíclicos -que se aprovechan de la recuperación de la actividad- a la cabeza.

Los indicadores económicos que se han ido publicando esta semana daban a entender que las grandes economías del mundo volvían a funcionar tras el parón causado por el coronavirus. Además, el BCE aumentaba en 600.000 millones de euros el importe de su programa de compra de deuda.

Los datos de empleo de EEUU en mayo, mes en el que se crearon 2,5 millones de puestos de trabajo (la tasa de paro cayó 1,4 puntos respecto a abril, hasta el 13,3 %) se han convertido en uno de los mayores revulsivos de la bolsa en este período, pues muestra la reactivación de la primera economía del mundo.

También han colaborado las ayudas aprobadas en algunos países para estimular la economía, como los 130.000 millones de Alemania, o la considerable subida semanal del precio del petróleo. Solo dos compañía del IBEX han terminado con pérdidas: Cellnex, del 4,65 %; y Grifols, del 1,64 %.

La decisión del BCE ha ayudado al mercado de deuda, donde la prima de riesgo ha bajado a 83 puntos básicos (101 el viernes pasado), el nivel más bajo desde principios de marzo, con la rentabilidad del bono español en el 0,54 %, cifra similar a la registrada a finales de marzo y dos décimas menor que al acabar la semana anterior.