La famosa Cuenta Naranja de ING comenzará a cobrar comisión a sus clientes a partir del 1 de abril. Hasta ahora, ING había basado su banca en no aplicar comisiones, sin embargo, los bajos tipos de interés han provocado que los bancos tengan que pagar más al Banco Central Europeo y esto se ha traducido en un cambio en su política.

Los ahorradores se verán claramente damnificados por esta situación ya que, según ha anunciado ING, los clientes con saldos superiores a 30.000 euros tendrán que pagar una comisión por custodia de saldos de 10 euros mensuales, lo que suma 120 euros al año.

Según explica la OCU, "el objetivo de esta medida es desincentivar a los clientes con grandes cantidades de dinero depositado, animándoles a colocar ese dinero en otros productos, como los fondos de inversión, que ahora son más rentables para el banco".

En cuanto a la remuneración, pasará a ser una ventaja exclusiva de los clientes que tienen ingresos mensuales en su Cuenta Nómina o Sin Nómina, bien a través de su nómina, pensión o prestación por desempleo, o bien a través de ingresos desde otro banco de, al menos, 700 euros al mes.

No obstante, hay algunas excepciones. Los clientes que tengan una nómina domiciliada de 700 euros al mes como mínimo quedarán exentos de esta comisión. Las nuevas condiciones afectarán a la Cuenta Naranja, Cuenta Naranja Mini, Cuenta Vivienda Naranja, Cuenta Naranja Vivienda, Cuenta Impuestos Cero, Cuenta Ahorro Fiscal y Cuenta Ahorro.

ING se convierte así en el primer banco de España que cobrará dinero por los depósitos. Hasta ahora, el banco solo cobraba a grandes clientes con cantidades depositadas por encima de 100.000 euros.

¿Cuándo comenzarán a cobrar? ¿Puedo anular mi cuenta?

Estos cambios entrarán en vigor el 1 de abril y el primer cobro de la comisión tendrá lugar dentro de los diez primeros días de mayo, tomando como referencia el saldo medio mantenido en abril en cada cuenta.

ING ha informado a sus clientes de que si no están de acuerdo con los cambios, pueden cerrar sus cuentas en un clic y sin ningún coste en la web o app del banco antes del 1 de abril. De no hacerlo, la entidad entenderá que el cliente conoce y acepta las nuevas condiciones.