La inflación anual estimada del IPC en abril de 2022 ha descendido hasta situarse en el 8,4%, según los datos arrojados por el indicador adelantado elaborado por el INE. Este medidor proporciona un avance del IPC que, en caso de confirmarse, supondría una disminución de casi un punto y medio en su tasa anual, ya que en el mes de marzo esta variación fue del 9,8%. Esta evolución tiene que ver, casi de forma directa, con los descensos de los precios de la electricidad y los carburantes.

En ese descenso de 1,4 puntos también pesa, aunque en sentido contrario, el aumento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas que se ha registrado este mes en comparación a lo que marcaban en abril de 2021. Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha aumentado un punto, hasta el 4,4%. De confirmarse, sería la más alta desde diciembre de 1995.

En esta línea, los precios de consumo han registrado en abril una tasa del –0,1% respecto al mes de marzo, según este indicador adelantado del IPC. Además, en los últimos 30 días también se se ha registrado un descenso de la tasa de variación anual estimada del IPCA, que se sitúa en el 8,3%, un punto y medio inferior a la registrada el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA es del –0,2%.

Mejoran así los datos frente a los que registró nuestro país en marzo, cuando anunció que se cerraba el mes con una subida de la inflación del 9,8 %, una tasa anual 2,2 puntos por encima de la registrada el mes anterior y que se convertía la más alta desde mayo de 1985, según dio a conocer también el Instituto Nacional de Estadística. De esos 2,2 puntos de diferencia, la mayor parte la aportó el llamado grupo de la vivienda (0,9 puntos), debido a la subida de la electricidad, y el del transporte (0,7 puntos), por el alza de los carburantes.

Precisamente, la influencia del contexto internacional y la guerra en Ucrania también favorecieron esta subida de la inflación, marcada una vez más por el repunte de los precios, según el INE, que también destacó el aumento de los precios de la restauración y los servicios de alojamiento, y el encarecimiento "generalizado" de los alimentos. De hecho, el mayor incremento anual lo sufrieron el pescado y el marisco, las legumbres y hortalizas, la leche, queso y huevos y la carne.

Optimismo en el Gobierno

Desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital no han tardado en destacar que, con estos datos, el IPC "rompe la tendencia alcista" y se aprecian "los primeros efectos" de las medidas del Gobierno. El departamento que dirige Nadia Calviño ha celebrado esa rebaja "significativa" de 1,4 puntos de la tasa de inflación respecto a la de marzo, a la luz del dato adelantado de abril publicado este jueves.

En concreto, el Ministerio ha señalado que "se pueden apreciar los primeros efectos de las medidas adoptadas por el Gobierno" en respuesta al impacto de la guerra en Ucrania, para reducir el coste de la energía para las familias y las empresas. A esta reducción ha contribuido también, como ha indicado el INE en el mencionado adelanto de los datos, la desaceleración de los precios de la electricidad.

Desde Economía esperan que la inflación siga reduciéndose en los próximos meses, una vez que se ponga en marcha la medida para limitar los precios del gas y con la que prevén que se va a reducir "sensiblemente" el precio de la electricidad. Cabe recordar que el acuerdo de España y Portugal con la Comisión Europea se alcanzó en esta semana y el tope será inicialmente en 40 euros y aumentará más adelante para alcanzar un precio medio de 50 euros. La medida se aplicará durante 12 meses y el Ministerio de Calviño espera que se ponga en marcha "lo antes posible".