Jornada de huelga general de los trabajadores de Alcoa. Es su forma de protestar contra los más de 500 despidos de su planta de San Cibrao (Lugo), la única de producción de aluminio primario que queda en España. Desde primera hora los trabajadores se han concentrado a las puertas de la planta, donde algunos han realizado varias hoguera con los carteles de la empresa. Junto a uno de los carteles de Alcoa se podían divisar varias cruces de madera, simbolizando los puestos de empleos perdidos.

Además, los empleados han realizado cortes de carreteras y en la línea Feve con la ayuda de piedras. No obstante, las protestas arrancaron a las 22:00 horas de ayer (con el turno de noche) y están previstas varias acciones a lo largo del día, sin descartar que la huelga sea indefinida.

Los trabajadores de Alcoa también se han manifestado a mediodía ante la sede de la Xunta de Galicia en Santiago y está previsto que el Conselleiro de Industria reciba a los empleados.

La empresa justificó los despidos en una serie de problemas que han hecho que la producción de aluminio primario sea "ineficiente" y la operación de la planta no resulte "competitiva", lo que apuntan ha causado "significativas pérdidas recurrentes, que se prevé que continúen".

Por su parte, y tras esta reestructuración de la plantilla, el Gobierno exigirá a Alcoa la devolución de los más de 800 millones de euros recibidos en ayudas en la última década, más los intereses de demora, si no cumple con su compromiso de garantizar el empleo en la planta de San Cibrao (Lugo), según anunció ayer la ministra de Industria, Reyes Maroto. En la sesión plenaria en el Senado, Maroto señaló que el Ejecutivo acaba de requerir a Alcoa esas ayudas, "que estaban condicionadas al mantenimiento del empleo". "Si no cumple con este requisito del mantenimiento del empleo, vamos a exigirle la devolución de las ayudas y de los intereses de demora correspondientes", afirmó la ministra.

Alcoa, en respuesta al Gobierno, achaca a un supuesto "malentendido" la cifra de 800 millones dada por la titular de Industria. Según la compañía, el importe de todas las ayudas acumuladas en los últimos 10 años es de menos de 43 millones de euros.

"Creemos, estamos seguros, de que ha habido un malentendido en la interpretación de lo que ha dicho la ministra de Industria en el Senado hoy sobre que va a pedir a Alcoa la devolución de 800 millones en ayudas", ha señalado la compañía estadounidense en un comunicado. Explican así que han recibido subvenciones en los mismos términos y condiciones que otras industrias, y que básicamente estas subvenciones estaban vinculadas a proyectos ambientales o de innovación.