Tras varias reuniones, todavía no se ha alcanzado un acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales para extender los ERTE. El 30 de junio acababan las condiciones extraordinarias para su aplicación durante la pandemia del coronavirus, y a pocos días de que venza ese plazo, no se ha producido un pacto para su ampliación. La idea del Gobierno sigue siendo cerrar el acuerdo antes del viernes y llevarlo a un Consejo de Ministros extraordinario.

Las negociaciones no están siendo sencillas. El Ejecutivo, según ha podido saber laSexta, ha ofrecido en esta ocasión mejoras en las exoneraciones fiscales de entre el 75 y el 50% para las empresas acogidas a los ERTE. En septiembre, esas exoneraciones menguarían en septiembre hasta el 50 o el 25%. Además, ha planteado que en caso de rebrote, la exoneración subiría hasta el 80%.

Aunque los sindicatos están bastante próximos al acuerdo, la última propuesta del Ejecutivo no convence a los empresarios. Pepe Álvarez, secretario general de UGT, ha destacado tras las ocho horas de reunión la posibilidad de que el acuerdo se haga realidad en los próximos días. "Estamos en este proceso de intercambio de papeles, documentos y fórmulas y espero que esto se zanje esta semana", ha resaltado el líder del sindicato.

Así avanzan las negociaciones

Empresarios y sindicatos, que en un primer momento defendían la extensión de los ERTE hasta finales de año (31 de diciembre), en mitad de las sendas negociaciones se unían para elaborar una propuesta conjunta: alargar los ERTE hasta septiembre de manera íntegra, con las mismas condiciones.

El Gobierno, por su parte, mantenía su defensa de que fuesen solo hasta septiembre, con posibilidad de revisarlos llegado el momento, pero rechazaba continuar con las mismas condiciones. Los principales escollos con los agentes sociales residían en las exoneraciones fiscales y en la comisión de seguimiento, que no aparecía en el último borrador del Ejecutivo.

No obstante, y a pesar de no llegar a un acuerdo después de cinco reuniones en un plazo de siete días, todas las partes parecen desear prorrogar los ERTE mediante el diálogo.

"No hay ninguna razón para que no se salde con un acuerdo", afirmaba en Al Rojo Vivo antes de la última reunión Pepe Álvarez, secretario general de UGT. Por su parte, Unai Sordo, secretario general de CCOO, señalaba que las discrepancias eran "subsanables".

La patronal ha insistido en la necesidad de que la administración esté al día con el pago de las prestaciones.