La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha descartado que el Gobierno vaya a subir los impuestos. Un día después del bronco debate en el Congreso de los Diputados, en el que el presidente del Gobierno presentaba el Plan de Recuperación económica, Calviño ha analizado la situación en una entrevista en la Cadena Ser.

Así, la vicepresidenta insiste en que "no se han subido los impuestos porque estamos priorizando la recuperación económica y de empleo. Ahora bien, tenemos que modernizar nuestro sistema fiscal, hacerlo más sólido y progresivo. Pensar en una digitalización verde". Una modernización para la que se ha creado un grupo de expertos que presentarán sus conclusiones en 2022. "Este no es el momento de subir impuestos. Tenemos que trabajar en un marco que evite la evasión fiscal y nos dé un marco adecuado a este siglo", añade.

Con respecto a las ayudas directas a empresas, Calviño explica que el proyecto de convenio que esta semana se enviará a las comunidades autónomas prevé la posibilidad de que cada región amplíe los sectores beneficiarios en función de sus circunstancias particulares, lo que exigirá también modificar el real decreto. A pesar de ello, defiende la necesidad de establecer criterios objetivos para controlar el gasto público, ya que las medidas para paliar los efectos de la pandemia supondrán un incremento de la deuda pública de 150.000 millones en 2020 y 2021.

Calviño, en una entrevista en la 'Cadena Ser', también avanza cuándo cree el Gobierno que llegará el primer pago de los Fondos Europeos. "Esperamos que aprueben el plan en junio y que en la segunda parte del año nos paguen la refinanciación y el primer pago". "Hay que articular bien los mecanismos para que llegue la financiación", explica.

Señala además que las propuestas del PP son "vacías o imposibles", y afea su defensa de una comisión independiente para la gestión de los fondos europeos porque "no se trata de que haya tres o cuatro personas del sector privado" haciendo un trabajo para el que las administraciones públicas tienen capacidad. "Yo voy a hablar con todos los grupos políticos", dice, con la esperanza de "que se den cuenta de que este plan es imprescindible si queremos dar un salto en inversión".

También lamenta Calviño que la oposición recibiera el Plan en el Congreso con "gritos e insultos" -algo "desazonador, en particular la reacción del PP"- aunque alaba que "en este momento los agentes sociales están mucho más pegados a la realidad de la ciudadanía que muchos grupos políticos".