La crisis del coronavirus hunde la facturación del sector servicios, que registró un desplome del 18,7% en marzo, su mayor caída desde mayo desde 2009. Ese mes, la pandemia provocó la declaración del estado de alarma y el consiguiente cierre de muchas actividades del sector, poniendo fin así a 78 meses de ascensos interanuales, según datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los mayores retrocesos se registraron en la hostelería, que hundió su facturación un 57,7% en marzo, y la venta y reparación de vehículos a motor, donde las ventas cayeron un 47,3%.

Corregidos los efectos estacionales y de calendario, la facturación de los servicios se desplomó un 19,8% interanual en marzo, la mayor caída de la serie histórica, iniciada en el año 2000. En términos mensuales y eliminado el efecto de calendario y la estacionalidad, la facturación del sector servicios cayó un 21,8% con respecto a febrero.

Además, según los datos del INE, el empleo en el sector retrocedió en marzo un 1,6% en tasa interanual, una cifra que no engloba a los trabajadores acogidos a ERTE, que siguen formando parte del personal de la empresa. Esta caída fue mucho más acusada en la hostelería (-7%) y en las actividades administrativas y servicios auxiliares (-2%). Solo ganaron ocupación el comercio mayorista (+0,4%) e información y comunicaciones (+1%)

Por otra parte, las ventas del comercio descendieron un 17,6% en marzo respecto al mismo mes de 2019, con caídas del 47,3% en las ventas y reparación de vehículos; del 15,4% en el comercio minorista, y del 13,3% en el comercio mayorista.

El resto de servicios recortaron su facturación un 20,8% en el tercer mes del año, destacando los retrocesos de la hostelería (-57,7%) y de las actividades administrativas y servicios auxiliares (-22,9%). Le siguen el transporte (-16,3%), las actividades profesionales, científicas y técnicas (-10,4%) e información y comunicaciones (-9,9%).

Los mayores descensos de las ventas se dieron en las agencias de viaje (-58,4%), los servicios de comida y bebida (-58%), el transporte por taxi (-57,2%), los servicios de alojamiento (-56,9%) y la venta de vehículos (-48,9%).