El gasto medio de cada español en verano aumentará este año por primera vez desde 2018 y llegará a 610 euros, según el último informe del Observatorio de Turismo Emisor en España (ObservaTUR), en el que participan destacadas empresas del sector. El estudio dice que el de 2022 será "el verano de la recuperación" tras el impacto que ha provocado la pandemia en el turismo. Según los datos que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE), los hoteles están un 45,4% más caros que el año pasado, por lo que podrían ser las vacaciones más caras de la historia.

Según ObservaTUR, este verano aumenta considerablemente el porcentaje de quienes tienen previsto salir (más de 20 puntos, hasta el 89%) y disminuye el de quienes no lo tienen contemplado (al 12%). En cuanto al gasto, si en 2021 se registró la media más baja, 566 euros, el presupuesto por persona se eleva a 610 euros para este verano. Respecto a quienes no viajarán este verano según ellos mismos aseguran (12% de los viajeros consultados), las razones son de muy diversa índole.

La elección de destino comienza a recobrar la tendencia anterior a la pandemia: desciende la proporción de destinos nacionales y aumentan las opciones que contienen desplazamientos internacionales, aunque todavía se mantienen lejos de los niveles anteriores a 2020. No obstante, la planificación de salidas al extranjero es todavía muy desigual. Así, mientras Europa concentra el interés de la inmensa mayoría que está planteándose un viaje al exterior, la atención sobre otros continentes sigue siendo limitada.

En consonancia, el avión experimenta una clara recuperación, cercana ya a los valores anteriores a la pandemia, mientras que el coche particular decrece 11 puntos. El hotel se consolida en 2022 como el tipo de alojamiento más seleccionado, aumentando 9 puntos con respecto a 2021, aunque todavía no alcanza los niveles registrados antes de la pandemia.

En este nuevo contexto de bonanza, las reservas ofrecen a día de hoy buenas expectativas: el 37% de los viajeros ya ha hecho alguna reserva para sus vacaciones de verano. Aun así, otro grupo importante (31%) afirma que esperará y hará su reserva lo más tarde posible, a fin de estar seguros.

Prácticamente todos los que prevén viajar en este periodo tienen sus elementos principales decididos: los relativos a la fecha en la que realizarán el viaje, el transporte que más utilizarán, el tipo de alojamiento o la duración. El 70% ya no tiene dudas sobre estos aspectos. Más dudas hay respecto al punto vacacional concreto o al presupuesto que le dedicarán.