En los hoteles de España se ha notado la caída de clientes. En julio las pernoctaciones cayeron un 2,2%. Es el segundo mes consecutivo de caídas, que contrasta con los buenos datos de hace un año cuando se encadenaban los récords.

"Es una estabilización, que los establecimientos grandes, los de más categoría, no pueden crecer más", asegura Leonardo López, del hotel Carlos I Silgar.

Estabilización y no desaceleración. Pero los establecimientos han tenido que moderar sus precios, de subir a un 7% hace un año o un 3% el pasado enero, ahora sólo lo hacen a un 1%.

"Hemos tenido que bajar los precios porque si que hemos notado una tendencia de bajada de ocupación entonces había que contrarrestar", asegura Miguel de la Rosa, del hotel Hilton Barcelona.

Por nacionalidades, destaca la caída del turista alemán un 11%, del holandés un 8% y del inglés, nuestro principal cliente, un 2,5% . Los hoteleros creen que siguen viniendo pero no optan por sus alojamientos.

"La oferta ilegal, hay apartamentos que no están registrando a sus visitantes", explica Massiel Neptuno, del Hotel Neptuno.

Hay hoteles que notan menos la caída de pernoctaciones. Las noches en los hoteles de cinco estrellas subieron un 0,6%, mientras que en los de una cayeron un 8%. Por lo que sospechan que la fuga viene de clientes de menos poder adquisitivo que se van a otros destinos.

"Optan por Turquía, norte de África y sobre todo los cruceros", asegura Efrén Fernández, del hotel Gran Talaso.

Destinos recuperándose con precios agresivos que provocan que las noches en hotel hayan caído un 6% en Cataluña o un 4,5% en Canarias. En las Islas Baleares, el destino estrella, ha habido una mínima subida.