La clase media es un concepto muy subjetivo y cargado, a menudo, de significado ideológico. Aunque no existe un criterio unificado, sí hay baremos y rangos que han establecido los expertos.

Si recurrimos a la definición que utiliza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), a la clase media pertenecen los trabajadores que ganan entre el 75% y el 200% del salario nacional mediano (mediano es el que está en el medio si colocamos todos los salarios que hay en una lista).

Atendiendo a esta definición, si los ingresos medianos por renta de los españoles en 2020 fueron de unos 16 043€ según el Instituto Nacional de Estadística (INE), se podría incluir en clase media a los trabajadores con salarios entre los 12.632 y los 32.086 euros brutos anuales.

Otra cifra más elevada da el sindcato de Técnicos de Hacienda (Gestha), que sitúa este rango entre los 14.000 y los 30.000 euros anuales.

En el siguiente gráfico puedes comprobar con el dato mensual si tus ingresos se encuentran en ese rango de clase media, o si bien estarías en otra clase económica.

La gráfica recoge el salario bruto mensual del empleo principal en España dividido en diez tramos, lo que en lenguaje económico se llaman deciles.

Podrías estar incluido en clase media si te encuentras entre los 1052 euros y 2673 brutos mensuales, según la OCDE. Si atendemos al rango de Gestha, clase media se sitúa entre los 1166 y los 2500 euros.

Claramente hay otros factores que influyen y no es lo mismo vivir con ese salario en Madrid, donde difícilmente nadie con 1000 euros se consideraría clase media, que en otra provincia con unos niveles de vida más asequibles.

Además, y en el mismo sentido con la fuerte inflación que vive la ciudadanía en los últimos meses, habría que actualizar esas clasificaciones, pues el gasto de los hogares se ha disparado, de manera desigual que el aumento de los ingresos.