Cuando llegan estas fechas empezamos a preocuparnos por la declaración de la renta, ese quebradero de cabeza en el que ajustamos cuentas con Hacienda y del que, en ocasiones, salimos con una sonrisa: cuando nos sale a devolver.

Para conseguirlo no existe una fórmula mágica, pero sí hay ciertos gastos que podemos desgravar o deducir y que quizás no tengamos en cuenta. Algunos pagos, correspondientes con tu situación personal o laboral, podrían evitarte pagar más de la cuenta o incluso hacer que te devuelvan una pequeña cantidad.

En primer lugar, debes saber que solo tienes que hacer la declaración si en los doce meses anteriores has ganado más de 22.000 euros con un solo pagador o más de 12.643 con dos o más pagadores. En caso de que entres dentro de este grupo, te explicamos cuáles son algunas de las casillas en las que debes fijarte a la hora de hacer la declaración de la renta 2020/2021 y que pueden ayudarte a ahorrar algo de dinero. Recuerda: a partir del 7 de abril.

Familia numerosa y maternidad

Una de las circunstancias que permiten realizar deducciones en la renta es la tenencia de hijos e hijas. El ahorro, en este caso, es de hasta 1.200 euros anuales por cada hijo menor de 3 años, y corresponde a las madres trabajadoras. La reducción también es válida en el caso de los hijos e hijas en adopción. Si es tu caso, no dejes de marcar las casillas 661 a 613.

Además, formar parte de una familia numerosa es otra vía para pagar menos a Hacienda. En este caso existen dos beneficios fiscales: el mínimo personal y familiar (aplicable cuando se tienen hijos menores de 25 años y cuando se cumplen los requisitos establecidos por el Ministerio de Hacienda) y la deducción para familias numerosas (que asciende a los 1.200 euros al año y que se puede disfrutar cumpliendo los requisitos que aparecen en la web de la Agencia Tributaria). Para ello, accede a las casillas 660 y 661 de la declaración de la renta.

Es posible que también puedas deducir gastos si tienes personas con discapacidad a tu cargo. Presta atención a las siguientes casillas: 623 y 624 si son tus descendientes, 636 y 637 si son tus ascendientes y 645 y 646 si es tu cónyuge no separado legalmente.

Alquiler y vivienda

Las personas que están pagando un alquiler pueden desgravar el dinero que les supone este gasto si tienen menos de 35 años. Esta deducción se divide en una parte estatal (disponible para alquileres anteriores a 2015) y en una autonómica, en cuyo caso las ventajas dependen de la región. Fíjate en las casillas 715 a 721.

Además, existen deducciones para aquellos que compraron su casa o que empezaron a pagar por su construcción antes del año 2013. Los beneficiarios, que pueden consultar para esto las casillas 698 y 699, pueden deducir hasta un 15% de las cantidades invertidas, con límite de 9.040 euros.

Autónomos

Los trabajadores por cuenta propia, si bien son uno de los colectivos que asumen más gastos (cuota mensual a la Seguridad Social, alquiler…) también se ven beneficiados a la hora de hacer la declaración, porque algunos de esos gastos son deducibles. Entre ellos, se encuentran: el material de oficina, los gastos en nuevas tecnologías e Internet, los traslados en coche o cualquier otro medio de transporte empleados por motivos laborales, los gastos de manutención o los gastos de luz y gas. Eso sí, para poder justificarlos ante el fisco, los autónomos deben guardar todas las facturas relacionadas con su actividad laboral y marcar las casillas 121 a 138 de la declaración de la renta.

En la web de la Agencia Tributaria puedes conocer otras deducciones relacionadas con el IRPF, como las que se obtienen por conseguir rentas en Ceuta y Melilla, por invertir en empresas de reciente creación o por otras actividades económicas.