Fin a la política monetaria de tipos negativos. El Banco Central Europeo (BCE) decidió este jueves subir los tipos de interés hasta el 0,50 % ante el incesante aumento de la inflación, que en junio llegó al 8,6 % y la caída sin freno de la cotización del euro frente al dólar. El BCE los ha bajado en 19 ocasiones, desde la entrada en vigor del euro el 1 de enero de 1999, cuando se estableció en el 3 %. El actual, el del medio punto, supone un beneficio para la gente con ahorros pero, perjudica a los ciudadanos con hipotecas de tipos variables, las vinculadas al Euríbor, los que pagan más si el Euríbor sube y menos si baja.

Antes que nada, cabe señala que el Euríbor - acrónimo de Euro Interbank Offered Rate o, en castellano, tipo de interés de oferta en el mercado interbancario del euro - es el tipo de interés al que las entidades de crédito se prestan dinero entre ellas para, a su vez, prestar este dinero a terceros, como empresas o particulares. Sin embargo, se trata de un dato hipotético, pues no significa que las entidades se presten efectivamente el dinero. Este tipo se actualiza cada día conforme a los datos que aportan los bancos de la zona euro sobre el dato del tipo de interés que aplican a los préstamos entre entidades bancarias, tal y como explica el portal especializado del Sabadell. Acto seguido, el Instituto Europeo de Mercados Monetarios hace una media de las cifras aportadas por la entidad, eliminando antes el 15% más alto y el 15% más bajo para evitar las desviaciones.

De esta forma, el Euríbor depende directamente de la situación de la economía europea - donde la inflación es la protagonista - y las decisiones que toma el Banco Central Europeo (BCE), la última de ellas: subir el tipo de interés. Es decir, aumentar el precio del dinero, cifra a la que tienen que hacer frente los bancos cuando piden dinero al BCE.

¿Cómo afecta la subida del Euríbor a las hipotecas?

Existen en realidad 8 valores diferentes de Euríbor para cada uno de los plazos o vencimientos definidos: Euríbor a 1 semana, 2 semanas, 1 mes, 2 meses, 3 meses, 6 meses, 9 meses y 12 meses. El Euríbor a 12 meses es el más utilizado como referencia para las hipotecas en España. A principios del pasado mes de junio, cuando el BCE anunció que realizaría una primera subida en julio y una segunda en septiembre, el Euríbor registró su mayor incremento en tasa mensual, cerrando mayo en 0,287% y junio en 0,852%.

Pero el aumento del tipo de interés del BCE puede hacer que suba más, pues recorta liquidez en el mercado y esto es una de las medidas que provoca que "el valor del euríbor tienda a subir, ya que se entiende que el dinero es un bien escaso", explica la citada fuente. En lo que va de mes, el índice hipotecario lleva una media de 0,959% y, desde el pasado 15 de julio, cotiza en su tasa diaria por encima del 1%. "Estamos hablando de un aumento de más de 1,5 puntos en tan solo 12 meses, lo cual repercutirá directamente sobre aquellas familias que tengan una hipoteca, especialmente de tipo variable", ha advertido a Europa Press Ferran Font, director de Estudios del portal inmobiliario pisos.com.

En este sentido, se producirá un aumento de unos 1.400 euros aproximados de media al año por familia, lo que supondrá un aumento de la cuota hipotecaria mensual de entre 115 y 120 euros, según se explica en el siguiente vídeo.

Sin embargo, la situación antes de mayo era muy diferente. La firma de hipotecas sobre viviendas se disparó en mayo un 24,7 % interanual, hasta alcanzar los 44.165 préstamos, la cifra más alta en once años, tras el desplome registrado en abril, cuando aumentó apenas un 4,5 %, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los expertos creen que, aunque los datos de mayo rompen con la tendencia de ralentización que se venía observando, se trata de un ajuste puntual y pronostican un descenso en los próximos meses por la subida de tipos de interés.