"Todo el Gobierno está comprometido con la subida del salario mínimo interprofesional", ha declarado la ministra de Asuntos Económicos y vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño. Pero parece que esta hipotética subida tendrá que esperar, al menos, hasta finales de año.

Preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calviño ha enfriado la posibilidad de que esta subida del SMI sea inminente, y apuesta por "ver cómo evoluciona el mercado laboral en la segunda parte del año". Por el momento, el salario mínimo interprofesional permanecerá congelado en 2021 en 950 euros brutos mensuales

También emplaza a avanzar en el diálogo social, entre Ejecutivo, agentes sociales y patronal, antes de tomar una decisión. Lo que sí ha destacado la ministra es que la subida del salario mínimo es un "compromiso" del Gobierno: "Estamos comprometidos con impulsar el crecimiento económico".

"Espero que cuanto antes se recupere la senda de subida del SMI en la que estábamos cuando nos golpeó la pandemia", ha añadido Calviño.

Las palabras de la ministra, que dan a entender que no habrá subida del SMI en 2021, contrastan con la posición de la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que ayer decía que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene que tomar una decisión cuanto antes para proteger el poder adquisitivo del 10 % de los ocupados que están sujetos al SMI, sobre todo jóvenes y mujeres.

Lo cierto es que fue el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien hace unos días en Al Rojo Vivo advertía que el foco está en la recuperación y en que se incorporen todos los trabajadores que puedan al mercado laboral, e insistía en que una medida como esta tenía que ser "fruto del diálogo social". Con todo, reitera su compromiso de alcanzar el 60% del salario medio en el SMI antes de finalizar la legislatura.