Comisiones Obreras da una cifra sobre la brecha salarial (un 29,6%), el INE otra, los técnicos de Hacienda otra e incluso otra la Unión Europea, a la que se suele referir Rajoy

Pero, ¿por qué esa disparidad ante una brecha que se sabe que existe? La respuesta está en la manera de calcularla, según los expertos.

"Para medir la brecha salarial de manera apropiada hay que hacer tres medidas", ha dicho Capitolina Díaz, catedrática de la Universidad de Valencia

Una de esas medidas es el sueldo por hora y como muchas mujeres trabajan a tiempo parcial el sueldo que reciben es hasta cinco euros por hora inferior que si tuvieran jornada completa.

Díaz añade que esto "no es porque quieran trabajar menos, ni porque estén menos cualificadas, sino porque los hombres no se encargan de las tareas de cuidados".

Eso se nota especialmente con la maternidad. Una gráfica a nivel mundial muestra cómo sin hijos el sueldo aumenta, pero al dar a luz las mujeres comienzan a sufrir una merma en su renta que no perciben las que no son madres.

Unai Sordo, secretario general de Comisiones Obreras, ha afirmado que "el propio cuidado de los hijos desincentiva que las mujeres sean población activa".

Otra medida que utilizan distintos estudios es el salario bruto anual. Esa brecha no está tanto en lo que gana un hombre y una mujer para un mismo puesto, pues sería ilegal y aunque existe los empresarios no lo reconocerían ante los informes. Sino que la diferencia de hasta 5.000 euros anuales reside en que las mujeres suelen ocupar empleos en sectores más precarios peor remunerados y con más paro.

"Profesiones que tradicionalmente desempeñan más las mujeres que los hombres son profesiones que tienen menor valor social y menor valor económico", asegura María Silvestre, profesora en la Universidad de Deusto.

Coinciden en que aunque tenga distintas formas de medir, el resultado siempre es el mismo: la brecha salarial sigue existiendo.