A Iberdrola se le esfumaron 12,4 millones de euros en la celebración de la salida a bolsa de Bankia y ahora los quiere recuperar. La eléctrica invirtió 70 millones y cuando vendió consiguió poco más de 57 millones y medio por sus acciones. Y es esa diferencia, más los gastos de gestión, lo que reclama a la entidad.

Su demanda se basa en las sentencias del Supremo que han declarado que el folleto de la salida a bolsa no reflejaba la situación real de la compañía. Fuentes de Iberdrola aseguran que si el argumento es bueno para los pequeños inversores, también lo es para ellos.

Es el primero de los inversores institucionales que se pone a rueda de los pequeños. Pero si otros siguen su ejemplo, la factura del banco nacionalizado podría incrementarse de forma notable.

En total los grandes inversores suscribieron 1.200 millones en acciones, 600 de ellos fueron vendidos en los primeros días sin pérdidas. Así que quedan otros 600 que podrían ser reclamados.

Fuentes de Bankia anuncian recursos a las demandas de los inversores institucionales. Creen que los tribunales distinguen claramente entre éstos y los pequeños inversores. Y aseguran que el Supremo sólo ampara a estos últimos.