Un nuevo distrito financiero con tres torres; más de 10.500 viviendas -un 24% de ellas de protección oficial- y tres estaciones de metro de la línea 10 es un breve pero impactante resumen de lo que supondrá Madrid Nuevo Norte, el proyecto que transformará Chamartín y conocido como el más grande de Europa.

Los ejes fundamentales sobre los que girará la transformación del norte de Madrid serán la estación de Chamartín y el centro de negocios. El nuevo distrito financiero contará con tres rascacielos, siendo uno de ellos el más alto de Madrid al medir 250 metros de altura, superando a la Torre Foster. Los otros dos tendrán una altura de más de 230 metros (similar a Torre PwC o Torrespaña) y más de 190 (más que Torre Picasso).

En cuanto al transporte público, en la zona se crearán tres nuevas estaciones de metro de la línea 10 y una nueva estación de Cercanías. Nuevas construcciones que se completan con la renovación de la estación actual de tren de Chamartín. De ella se espera que se convierta en el foco principal de la Alta Velocidad Española.

Según explica el diario La Vanguardia, la calle Agustín de Foxá también será reformada con un túnel de 1,4 kilómetros que conectará con el nudo norte, las tres nuevas estaciones de Metro –costeadas por DCN– y un total de 250.000 metros cuadrados destinados a dotaciones deportivas y educativas. Además, se prevé que la calle pase a ser principal, en lugar de secundaria: Agustín de Foxá se prolongará hasta casi la M40.

El distrito de Chamartín no será el único beneficiario de Madrid Nuevo Norte. La creación de puentes, pasarelas y túneles conectará la zona con los barrios de Begoña, Fuencarral, Las Tablas y Sanchinarro, entre otros.

Un mega proyecto con un coste de 6.000 millones de euros que también traerá empleo a la zona. En concreto se espera la creación de 117.000 puestos de trabajo durante su construcción y otros 93.000 tras su finalización. Además, hasta 27.441 vivirán en Madrid Nuevo Norte, explica al diario La Vanguardia el promotor Distrito Castellana Norte (DCN), del BBVA y el grupo San José.

Más de 120.000 personas se espera que circulen por los 2,68 millones de metros cuadrados una vez finalicen las obras, que se estima que será para 2037.

Aprobado tras 26 años parado

Madrid Nuevo Norte se trata de un proyecto 'reciclado'. Hace 26 años, este plan era conocido como 'Operación Chamartín'. Sin embargo, la operación fue paralizada por una serie de acontecimientos, siendo el más importante los atentados del 11 de Marzo de 2004, día en el que el Partido Popular tenía previsto aprobar el lanzamiento del proyecto. Años después de intentos de continuidad, acuerdos y convenios, la exalcaldesa Manuela Carmena quiso resucitar el proyecto, pero dos años después, el plan volvió a caer.

Aquella 'Operación Chamartín' ideada hace un cuarto de siglo por el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, acompañado de Joaquín Leguina al mando de la Comunidad de Madrid y de Agustín Rodríguez Sahagún como alcalde de la capital, parecía perdida hasta el 25 de julio de 2019, día en el que se le ha dado luz verde.

Ha sido en un pleno del Ayuntamiento de Madrid donde se ha llevado a cabo la votación sobre Madrid Nuevo Norte. ¿Resultado? Unanimidad. PP, Ciudadanos, Más Madrid, PSOE y Vox han dicho que 'sí' al proyecto urbanístico del norte de la capital que parecía no volver a aparecer sobre la mesa.

El plan se pone en marcha tres días después de que Antonio Béjar, presidente de la promotora (Distrito Castellana Norte) fuera destituido tras la petición de la Fiscalía de una fianza de 500.000 euros por el 'caso Villarejo', según informa el diario Expansión.

Esta aprobación no es la definitiva. Según informa el diario El Confidencial, Madrid Nuevo Norte también deberá pasar por el filtro de la Comunidad de Madrid en un plazo de cuatro meses, siempre que se haya conformado el nuevo Gobierno autonómico. En caso de no pronunciarse, el silencio administrativo permitirá la aprobación de forma automática.