En empresas como Castiel Consultants, los empleados han vuelto a la oficina, pero solo algunos días a la semana. Algo que Colin Finlayson explica por el "querer volver a tener contacto con personas".

"La oficina yo creo que se convertirá en un espacio para hacer comunidad", presagia, aunque no se plantean volver a la presencialidad total. "En futuras entrevistas nos preguntarán dónde está la oficina y qué política tiene la empresa de teletrabajo", vaticina.

Como ellos, un 82% de los empleados y un 66% de los empresarios (el 72% de los directivos de grandes empresas y un 61% de los de PYMEs) apuesta por un modelo mixto de teletrabajo.

Susana Marcos, CEO de la empresa de recursos humano People Matters, lo explica "por la propia operativa del trabajo, por la cercanía social", pero también por "una razón económica, la cobertura de los costes derivados del teletrabajo".

La primera ola de la pandemia obligó a uno de cada cinco empleados a trabajar desde casa, pero ahora esa cifra ha caído hasta uno de cada 10 trabajadores. Algo que se traduce en una vuelta casi a la normalidad del tráfico en las ciudades.

Sin embargo, negocios como el de Ainhoa siguen viéndose afectados. "Se ha notado una barbaridad", afirma la directora del restaurante La Clave, que explica que, "cuantas más oficinas tienes, más comidas de negocios diarias" y que, en su caso, "bajaron muchísimo". "En el último mes sí que se han ido incrementando poco a poco", apunta no obstante. En su sector, por supuesto, están abocados a la presencialidad; apenas un 4% de la hostelería, hoteles, o logística y reparto practica el teletrabajo.

Por otra parte, muchas empresas también han repensado en estos últimos meses sus espacios de trabajo. "Donde tengan la tecnología, el soporte administrativo, espacios de oficinas que les vonvengan en cada momento", apunta Philip Jiménez, de IWG espacios de coworking.

Por esta opción han optado en la empresa de Toni, Cognex Corporation, que pone en valor que ofrecen "una flexibilidad muy rápida". Él antes viajaba todas las semanas y ahora lleva desde marzo sin coger un avión. "Es un cambio de rutina, ahora tengo tiempo con mi familia", señala.

Donde más se notará en el futuro el teletrabajo es en la Administración Pública, donde se prevé que pase de un 18% a un 55% en la era post-COVID.