2022 ha venido con una subida de precios bajo el brazo que hemos notado en muchos productos: alimentos, gasolina, luz... Una inflación del 6,5% que parece empezar a frenarse, o al menos contenerse (en enero fue del 6%). Lo que se plantea ahora es si esta subida puede tener como consecuencia una subida de las hipotecas. ¿Será recomendable comprar una vivienda en 2022? Te lo explicamos.

2021 ha sido un buen año para el mercado de la vivienda tras el parón de 2020 de la pandemia. El número de hipotecas contratadas para vivienda aumentó un 23% el pasado mes de noviembre (último dato disponible) con respecto al mismo mes de 2019, y en todo el año (de enero a noviembre) se contrataron cerca de 385.000, un 16% más que en el mismo periodo de 2019, año anterior a la pandemia.

Todo ello a pesar de que el precio de pisos y casas no ha dejado de subir a lo largo del año, eso sí, de forma contenida. El aumento de precio ha ido bajando mes a mes, lo que ha supuesto que al final de 2021 los precios se encuentren entre el 1 y el 3% de subida, según el portal inmobiliario, como mostramos a continuación.

Los datos que ofrecen estos portales se refieren siempre a cifras internas de las viviendas anunciadas en cada uno, y no al precio final de venta.

Con este panorama, podemos preguntarnos si aún sigue siendo buen momento para comprar. Y tenemos buenas noticias: lo es.

"Los datos macroeconómicos dicen que es un momento propicio para adquirir vivienda", explica Héctor Simón, director de la Cátedra UNESCO de Vivienda de la Universitat Rovira i Virgili. Sobre todo, el acceso al crédito es muy barato, al tener el Euríbor (el índice de referencia para las hipotecas) en negativo y los tipos fijos están en torno 2%. Otra cosa es, apunta, "que puedan" comprar, pues la capacidad de ahorro de los españoles se ha visto mermada en un 45% en el último año, según la Asociación de Usuario Financieros. El ahorro que tuvimos en 2020 por la pandemia quedó en un espejismo.

Pero además, tal y como viene sucediendo, los bancos ofrecen muchas facilidades para acceder al crédito, explica Leyre López, de la Asociación Hipotecaria Española: "Ahora mismo nos encontramos en un momento óptimo para formalizar una hipoteca y la actitud del sistema financiero es bastante proactiva y positiva". Esto no quiere decir que haya barra libre, pues para poder obtener el crédito normalmente se exige aportar al menos un 20% del valor de la vivienda.

No obstante, no habría que dejarlo mucho, al menos si necesitas una hipoteca.

¿Van a encarecerse las hipotecas en 2022?

La inflación descontrolada empezó a levantar sospechas de que el Banco Central Europeo pudiera subir los tipos de interés y que esto tuviera consecuencias sobre el Euríbor, que se encuentra en negativo desde 2016. Estos niveles tan bajos han permitido a los compradores obtener hipotecas más baratas.

Pero esta tendencia puede revertirse. El Euríbor puede variar según la política de tipos de interés del BCE, pero también por las especulaciones de los mercados. Y la simple sospecha de que el BCE cambie los tipos ya lo está haciendo subir.

Hasta ahora, el BCE se ha mantenido claro en la negativa a subir los tipos, aunque todo cambió el pasado jueves, cuando su presidenta, Christine Lagarde, dejó la puerta abierta a subirlos este mismo año.

Solo ese cambio de discurso provocó que se disparara el Euríbor, y el viernes el índice escaló hasta el -0,346 % (desde el -0,423 % del jueves), y este lunes se encontraba en el -0,310 %, la tasa más alta desde el 28 de julio de 2020, a pesar de una leve rectificación de Lagarde: "Cualquier ajuste en nuestra política será gradual", dijo.

El Euríbor cerró 2021 con una tasa mensual del -0,502 %, muy cerca del mínimo histórico que alcanzó en enero de ese mismo ejercicio, en el -0,505 %.

Y esto, ¿afecta a quienes tengan una hipoteca o vayan a contratarla?

Ante todo, no parece que haya que asustarse: "No creo que cambie de forma sustancial la situación en cuestión de meses", apunta López. "Si se plantea", dice esta experta hipotecaria, "siempre será de forma gradual la subida de tipos". Tanto como que se espera que el indicador se mantenga por debajo del 0 % durante los próximos años, indica la agencia EFE.

En cualquier caso, en caso de subida, solo se verán afectados quienes tengan una hipoteca a tipo variable. Si tienes contratado tipo fijo, como el 63% de las hipotecas contratadas en 2021 de media, no variará tu cuantía. Y si vas a contratar una hipoteca en los próximos meses, sí es posible que las condiciones sean menos ventajosas que ahora mismo o que hace dos meses. Por tanto, es aconsejable adelantar la operación, si es posible, claro.

Además, es muy probable que tu asesor financiero te aconseje elegir tipo fijo, ya que la mayoría de las hipotecas en los últimos 10 meses han preferido ese tipo al variable, como muestra el siguiente gráfico.

La elección de un tipo u otro depende de las circunstancias personales económicas de cada consumidor, pero, "el tipo fijo ahora mismo está en niveles muy bajos", lo que "aporta tranquilidad al consumidor", explica Simón, pues no está sujeto a estos vaivenes como el indicador variable.