Carlos López, triatleta español de élite, ha contado el calvario que lleva viviendo desde mediados de julio, cuando la compañía aérea Vueling rompió el cuadro de carbono de una bicicleta de competición valorada en 6.000 euros.

Vueling accedió a darle una compensación, pero muy lejos de esos 6.000 euros. La cantidad que le han dado han sido... 50 euros.

El propio triatleta ha compartido el correo que Vueling le mandó, asegurando que esos 50 euros son "la indemnización máxima por deterioro de equipaje o equipaje especial establecida por la compañía".

 

La primera denuncia de López en sus redes sociales llegó el 16 de julio, un día después de disputar el Ironman de Vitoria, donde acabó quinto.

"Tras volar con vosotros a Mallorca, me encuentro el cuadro partido de mi bicicleta", explicaba en su cuenta de Instagram, denunciando que "unos y otros se lavan las manos".

En sus redes sociales, Carlos López bromea sobre su próxima 'compra', una bicicleta con la que Vueling "tendrá más difícil partir el cuadro", bromea.