Sanción importante la que va a recibir Josaia Raisque, del Nevers, tras la victoria de su equipo. El jugador de rugby, que milita en la liga de Francia, vio la tarjeta roja después de una acción que dejó a todos más que sorprendidos.

Y no es para menos, pues nada más acabar el encuentro cogió y, ni corto ni perezoso, levantó al árbitro por el cielo como si fuera un niño pequeño.

Nadie podía dar crédito a lo que estaba pasando, pero tanta alegría va a costarle muy caro a Raisque.

 

"Es inaceptable. Va a ser castigado por el comité, y yo me encargaré de él. No puedo aceptar esto", dijo Xavier Pemeja, su entrenador.

De momento, un partido de sanción por la roja que vio tras su levantamiento de árbitro.

Y luego, será el comité disciplinario quien entre en juego para, posiblemente, dejar fuera al jugador de Fiji durante varios partidos.