Benoit Paire volvió a constatar que su conducta está muy lejos de la de un deportista profesional. El francés ha protagonizado una nueva imagen nunca antes vista en el tenis. En el primer partido del Masters 1000 de Roma frente a Stefano Travaglia, el galo hizo una fotografía con su teléfono móvil a la marca de una bola de su rival que había considerado mala, pero que el juez vio buena.

El nuevo show de Paire ocurrió al finalizar segundo set del encuentro. Tras considerar mala una la pelota de Travaglia que subió al marcador, Paire empezó a discutir con el árbitro. "Si esta pelota ha botado fuera, salto al vacío desde la cima del estadio", dijo el francés a Carlos Bernardes, juez de silla del partido.

Lejos de aceptar la decisión del árbitro, el tenista sacó su propio teléfono móvil y fotografió el bote de la bola que había considerado que había salido fuera. El jugador recibió un 'warning' por conducta antideportiva, la cual conllevará una sanción económica. Aunque eso a Paire no le importa en absoluto. "Yo pagaré la multa, sin problemas, pero esto no lo había visto en la vida", agregó Paire en el encuentro.

El tenista francés volvió a dejar una imagen bochornosa en un partido que acabó perdiendo por 6-4, 6-3 frente al italiano. Con ésta ya son 12 derrotas de Paire en lo que va de temporada, en la que tan solo ha podido conseguir dos victorias.