El extenista y ahora entrenador de Dominic Thiem, Nicolás Massú, ha vivido muy de cerca los atentados de Viena, en los que hubo hasta una quincena de heridos y dos muertos.

Massú se encuentra en la capital de Austria desde hace una semana debido a que Thiem competía en el ATP de Viena, y justo en el momento en el que ocurrieron los disparos, el entrenador se encontraba en el centro de la ciudad.

"Hola gente. Estoy en el centro de Viena muy cerca del ataque y nos tienen dentro de un restaurante esperando hasta ver cuando podemos irnos de aquí... gracias por sus mensajes", informó en sus redes sociales.

 

Una vez que pasó todo, y que ya se encontraba a salvo en su hotel, volvió a escribir para decir que estaba bien y tranquilizar a todos sus seguidores: "Hola a todos...Ya estoy en el hotel tranquilo y bien después de un susto muy grande. Estuvimos 8 horas encerrados por precaución en el restaurante. Nuevamente muchas gracias por sus mensajes de preocupación".