Rafa Nadal ya suma la friolera de 19 Grand Slams. Si para un tenista es una auténtica proeza conseguir solo uno, para el español se ha convertido en una costumbre que cumple prácticamente cada año.

Pese a ser el rey indiscutible de la tierra batida, de estar a solo un Grand Slam de Federer, pese a ganar sin cesar y sobreponiéndose a todo, Nadal sigue dejando muestras de humildad y de humanidad.

Tras su victoria contra Medvedev, Nadal fue obsequiado por la organización con un vídeo en el que repasaban su trayectoria, sus otras 18 victorias en Grand Slams.

 

Al ver el vídeo, el español no pudo evitar las lágrimas, derrumbándose en el asiento en el que estaba sentado. Un gesto humano de un extraterrestre, de un auténtico titán del tenis.