El futuro del tenis español ha llegado para quedarse. Carlos Alcaraz, tenista murciano de 16 años, ha ganado su primer partido del circuito ATP, siendo el único jugador nacido en 2003 que lo ha conseguido hasta ahora.

Lo ha hecho ante el también español Albert Ramos, al que se ha impuesto de madrugada en tres sets (7-6, 4-6 y 7-6) durante el Río Open. Ha sido un partido largo lleno de emoción, en el que se han visto puntos espectaculares.

 

La ATP ya avisa. "Quédense con su nombre", advierten. Saben que viene un auténtico talento al circuito. Ese partido era su debut en la ATP, pero no se amedrentó ante el número 41 del ránking.

"Cuando salto a la pista, siempre pienso que puedo ganar", comenta Alcaraz. Es su último registro para el recuerdo. Antes, se convirtió en el primer tenista nacido en 2003 en ganar un Challenger (15 años y 10 meses), siendo el cuarto más joven en hacerlo tras Auger-Aliassime, Rafa Nadal y Soloviev.

También igualó a Rafa Nadal en otro registro de precocidad, ganando a un 'top-200' (Pedro Martínez) con menos de 16 años, superándole en cuanto a la precocidad con la que logró su primer punto ATP (Future de Murcia, 2018, 14 años de edad).

 

Pupilo de Juan Carlos Ferrero, Alcaraz sorprende por la determinación en su juego. Una derecha precisa, un revés a dos manos potente, una garra que recuerda a Nadal. Las comparaciones con el balear van a ser inevitables durante el resto de su carrera. Sólo cabe preguntarse si estará a la altura de la leyenda de la raqueta.

En su palmarés, cuenta con la Copa Davis júnior, es campeón de España y de Europa en categoría cadete y, ahora, promete seguir sumando logros a una carrera que acaba de empezar.