Es la línea divisoria del mundo: el mítico trazo imaginario que separa los dos hemisferios y que se encuentra en Ecuador, latitud 0º 0,0. Y ahí Roger Federer y Alexander Zverev han disputado un imaginario partido de tenis en una distancia reducida aprovechando su ruta de visitas por el continente americano.

 

Dos polos geométricamente opuestos separa esta línea, como dos mitades contrarias fueron este fin de semana Nadal y Federer, o la Davis de Piqué y el responsable de la Laver Cup...

A mucha distancia ha visto el suizo como el equipo español de tenis se proclamaba campeón del mundo.