Carlos Alcaraz ya es historia del tenis español. El joven murciano, a sus 18 años y 333 días, ha hecho lo que ningún otro tenista nacido en España ha logrado jamás: ganar en el Masters 1.000 de Miami. Todo, gracias a su triunfo ante Casper Ruud en dos sets por 7-5 y 6-4.

El partido se resolvió en menos de dos horas, en un encuentro que tuvo una gran remontada en la primera manga al levantar Alcaraz un 1-4 en contra. En cuanto se encontró, fue totalmente imparable por más que el nórdico intentó reaccionar.

Con el punto de partido como uno de los grandes momentos en la pista, al terminar el envite llegó la imagen. Llegó el abrazo, más emotivo imposible, entre Carlos Alcaraz y su entrenador, el mítico Juan Carlos Ferrero.

Fue directo hacia él el joven murciano, sabedor de todo lo que le debe y también de lo duros que están siendo estos días para un extenista que ha perdido recientemente a su padre. Con todo, Ferrero estuvo en la pista del estado de Florida para apoyar a su pupilo.

Ha sido la cuenta de Twitter de 'Tennis TV' la que ha captado el gran momento, con un abrazo que pasa a la historia del Masters 1.000 de Miami al igual que lo ha hecho Carlos Alcaraz.

Muchos tenistas de España lo intentaron antes de él, Nadal incluido, pero ni el mismísimo Rafa pudo hacer lo que sí ha logrado Alcaraz.

Con este triunfo, a su corta edad, es además el tercer tenista más joven de toda la historia en ganar un Masters 1.000 de tenis.