El Adria Tour organizado por Novak Djokovic, que provocó varios positivos por coronavirus, sigue provocando enfrentamientos entre los tenistas. Las imágenes de Alexander Zverev de fiesta a pesar de anunciar que estaría 14 días en cuarentena, provocaron la denuncia de Nick Kyrgios. Y a su vez esas palabras han traído la reacción de Boris Becker.

"He visto muchas cosas polémicas que han ocurrido en todo el mundo pero una de las que me ha llamado la atención ha sido ver de fiesta a Sascha Zverev. ¿Otra vez tío, otra vez?. ¿Cómo puedes ser tan egoísta? ¿Cómo?", señaló el tenista australiano en un vídeo en su Instagram.

Y este martes se ha producido la reacción del extenista Becker, que ha llamado "rata" a Kyrgios, en un desafortunado y lamentable ataque. "No me gustan las ratas", empezaba su mensaje a través de las redes sociales.

"Cualquiera que regañe a un deportista no es amigo mío. Mírate al espejo y piensa que eres mejor que nosotros", escribió, Becker, siempre cercano a todo lo que tenga que ver con la polémica.

 

Y Kyrgios, claro, no ha tardado en reaccionar: "Becker es una rosquilla más grande de lo que pensaba. Por Dios, Boris. No trato de competir ni de mandar a nadie debajo del autobús. Estamos ante una pandemia global y si alguien es tan idiota como Alex para hacer lo que hizo lo denunciaré. Es tan simple como eso. ¿Rata? ¿Por responsabilizar a alguien? Extraña manera de pensar campeón".

 

Djokovic, objetivo de las críticas

Pero si hay alguien que ha estado en el punto de mira de los ataques ese ha sido Novak Djokovic. El número 1 del mundo fue el organizador del Adria Tour, un torneo celebrado en Belgrado en el que no se respetaron las medidas de seguridad: torneos masivos, pachangas de baloncesto... Y todo ello sin mascarilla y sin distancias.

El serbio, tras dar positivo por coronavirus, se vio obligado a pedir perdón públicamente. Se encuentra en Serbia, en su domicilio, asintomático. Estará en cuarentena en las próximas semanas a la espera de un test que dé negativo.

El regreso del tenis, previsto para el mes de agosto en Estados Unidos con el US Open, está en peligro tras la irresponsabilidad de muchos tenistas. El último, Alexander Zverev, de fiesta mientras debía encontrarse en cuarentena.