Un error lo tiene cualquiera, y más en un partido de tenis con la velocidad a la que sucede la acción. En el caso del juez de silla del partido entre Djokovic y Koepfer su error no estuvo en una decisión arbitral sino en... una 'leve' confusión de identidad.

Al finalizar un juego, el juez de silla llamó 'Federer' a Novak Djokovic ante la sorpresa ya no solo del serbio sino también de Koepfer, su rival en Roma.

Así pasó luego, que al ir andando hacia su silla, Djokovic le puso una cara cuanto menos curiosa al árbitro del encuentro en el Masters 1.000 romano.

 

La anécdota divertida del partido entre Djokovic y Koepfer fue esta confusión. La no tan divertida anécdota fue ver de nuevo al serbio perder los papeles en un partido.

Tras un 'break', 'Nole' destrozó su raqueta golpeando con fuerza la tierra batida, lo que le valió una advertencia del árbitro.

El serbio está bajo la lupa. Primero por ser el número 1 del mundo, y luego por su descalificación del US Open cuando dio un bolazo a una jueza de línea.

En rueda de prensa, Djokovic dijo que no podía prometer que algo así no fuera a suceder de nuevo.

Te puede interesar

Nadal, sobre el pelotazo de Djokovic a la juez de línea: "Fue muy desafortunado y lo siento por él"

El mundo del tenis 'juzga' a Djokovic: el dardo de Kyrgios, el apoyo de Shapovalov...

Los estremecedores gritos de dolor de la jueza de línea a la que Djokovic golpeó