Tremendo entuerto se ha formado en torno al 'caso Djokovic' después de que en la madrugada de este lunes un tribunal australiano haya ordenado la liberación del tenista Novak Djokovic, quien se encontraba retenido desde el jueves pasado en un hotel de la ciudad de Melbourne tras la revocación de su visado por no estar vacunado contra el COVID-19.

Horas después de ver la luz la resolución, Srdjan Djokovic, padre de Novak, ha filtrado a medios serbios que su hijo había vuelto a ser arrestado en el país 'aussie', aunque el propio Gobierno australiano ha desmentido la noticia, afirmando que 'Nole' se encuentra libre.

El juez Anthony Kelly, del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, había ordenado al Gobierno australiano implementar la liberación, entregarle su pasaporte y sus efectos personales y pagar los costes legales. Una decisión judicial que permitiría al serbio participar en el Abierto de Australia, que de ganar se convertiría en su décimo título de ese torneo y su vigésimo primer Gran Slam.

Sin embargo, el abogado del Ejecutivo, Christopher Tran, ha señalado que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, considera la posibilidad de usar sus poderes especiales para deportar a Djokovic. Este potencial gesto del Ejecutivo de Scott Morrison sería "muy preocupante", según el juez Kelly al sopesar las potenciales consecuencias.

Antecedentes

El Gobierno australiano detuvo el jueves pasado al deportista de 34 años en un hotel de Melbourne tras cancelar su visado al desestimar la exención médica que había obtenido para intentar ganar su décimo título en el Abierto de Australia sin estar vacunado.

Durante la anticipada vista virtual de hoy, los abogados de Djokovic han alegado que el jugador siguió todos los pasos migratorios que creyó necesarios para entrar en Australia. El Gobierno exige a los viajeros tener la pauta completa de la vacuna o una exención médica válida para entrar al país.

El pasado sábado, la tenista checa Renata Vorácová, que fue detenida después de que las autoridades australianas cancelaran su visado tras entrar con una exención similar a la de Djokovic, abandonó el país.