Es verano en Melbourne, ciudad que donde se está celebrando el Open de Australia. Y los jugadores lo están sufriendo. Rafa Nadal dejó un gesto inusual en su partido de cuartos de final ante Stefanos Tsitsipas.

Al finalizar el segundo set, que también se había llevado al bolsillo, el número 2 del mundo acudió al vestuario para cambiarse de ropa por completo. Su rival hizo lo propio debido a la intensa humedad del recinto.

Y es que ambos tenistas tenían la ropa empapada por el sudor. El ambiente en la pista, en la que el público volvió a los gradas tras un brote de coronavirus, fue muy caluroso y los dos protagonistas lo sufrieron.

 

En la jornada anterior Novak Djokovic accedió a semifinales venciendo en cuatro sets y desesperándose e incluso rompiendo su raqueta.

El serbio se enfrentará al ruso Aslan Karatsev, rookie que ha sorprendido a todos alcanzando las semifinales. El ruso, de 27 años, derrotó a Dimitrov (número 18 del mundo).