Rafa Nadal logró entrar en el club de las 1.000 victorias en la ATP, algo que tan solo otros tres tenistas habían logrado hasta el momento, y son Jimmy Connors, Roger Federer e Ivan Lendl con 1.274, 1.242 y 1.063 victorias respectivamente.

Tras la victoria frente a Feliciano López, el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, y Guy Forget, director del torneo de Bercy, le hicieron un homenaje en la pista como reconocimiento de esas mil victorias.

Nadal, que parece ser que terminará el año como segundo tenista del mundo, por detrás de Novak Djokovic, tiró del humor en la rueda de prensa cuando le preguntaron qué significaba para él haber logrado semejante cifra.

"Lo único negativo de conseguir 1.000 victorias es que implica que eres muy viejo", bromeó el balear mientras añadía: "Estoy muy contento. Por supuesto alcanzar ese número significa que he hecho muchas cosas bien".

 

Finalmente agradeció a "la ATP, a la Federación Francesa" y a todos los que han participado en el reconocimiento, aunque lamentó la falta de público: "No es igual sin la gente".

Una vez más Nadal sigue agrandando su leyenda, algo que todavía puede hacer en la capital gala. Y es que si ganara el Masters 1000 de París estaría logrando no solo ganar uno de los títulos que aún se le resisten, sino que igualaría en masters a Novak Djokovic.