Era el día de su debut. El luchador Kalinn Williams se estrenaba en la UFC y lo hizo con una victoria para recordar. Se enfrentaba a Alex Morono, que acumula 17 victorias en su palmarés y una larga trayectoria en las artes marciales mixtas.

 

Kalinn, tan solo necesitó 27 segundos para noquear a Morono. Comenzó con rápidos movimientos que fueron directos a la cara de su contrincante, algo que no se esperaba e hizo que se desestabilizara, haciéndolo retroceder. Morono, sin poder contrarrestrar ningún golpe y por tanto sin lograr defenderse, acabó en el suelo donde continuó recibiendo un golpe tras otro hasta que finalmente el árbitro paró la pelea dándola por terminada.

Lo sorprendente es que este debut de Kalinn, apodado 'Caos', no estaba previsto. En realidad la pelea de Morono debía ser contra el brasileño Dhiego Lima, pero una lesión a última hora hizo que lo sustituyeran por el estadounidense. Un gran comienzo en el mundial de las artes marciales mixtas que siempre recordará.