Lamentable secuencia la que se vivió en el partido de NFL que enfrentaba a los Chicago Bears contra los New Orleands Saints. Javon Wims, jugador de los Bearts, dio varios puñetazos en la cabeza de Gardner-Johnson en una acción alejada de la jugada en curso. Por supuesto, fue expulsado de inmediato.

Todo sucedió en el tercer cuarto de un partido que no era nada del otro mundo. Sin embargo, en ese instante el receptor de Chicago fue directo a Johnson para empezar a pegarle.

El casco evitó males mayores, pero todos los demás jugadores tuvieron que ir a la zona en la que estaban para separarles.

Wims fue inmediatamente expulsado, y se marchó riendo y aplaudiendo. Hasta la seguridad tuvo que ir hacia él para escoltarle al vestuario de Chicago.

 

Según parece, la versión oficial indica que ya se conocían 'de antes', en una jugada anterior en la que ambos se enzarzaron.