Después de que la Federación Europea de Balonmano anunciara una sanción para la selección femenina de Noruega de balonmano playa por negarse a competir en bikini, la cantante Pink se ha ofrecido a pagar la multa por las jugadoras.

La artista se ha solidarizado públicamente con las deportistas noruegas en su rechazo al sexismo de la normativa que obliga a las deportistas a jugar vistiendo una parte de abajo de bikini que no exceda los 10 centímetros de largo en los laterales, mientras que sus homólogos masculinos pueden competir en shorts.

Un código de vestimenta hacia el que las jugadoras y la federación de Noruega habían expresado su rechazo, ya que esta indumentaria las hace sentirse incómodas e innecesariamente sexualizadas.

Pese a las quejas de las deportistas, finalmente la Federación Europea anunciaba la semana pasada una sanción para Noruega de 1.500 euros -150 por cada jugadora- por jugar el partido por el bronce contra España en el campeonato europeo vistiendo shorts que no obedecían sus normas de vestuario.

Una multa que Pink se ha ofrecido a pagar por ellas a través de Twitter, donde ha manifestado su apoyo a las jugadoras: "Estoy muy orgullosa del equipo femenino de balonmano playa de Noruega por protestar contra las reglas muy sexistas sobre su 'uniforme'. La Federación Europea de balonmano debería ser multada por sexismo. Bien por vosotras, señoras. Estaré feliz de pagar vuestras multas por vosotras. Seguid así", escribió.