El fenómeno de la Super Bowl, el espectáculo deportivo más seguido del mundo, contará esta temporada con el mayor aliciente posible: la lucha por el anillo se dirimirá entre Tom Brady y Patrick Mahomes.

Brady, cerca de soplar las 44 velas y con seis títulos en su haber, se verá las caras contra Mahomes, vigente campeón y el quarterback que está llamado a tomar el relevo generacional e imponer su clase en la NFL.

Ambos se enfrentarán en la final después de que Kansas City Chiefs venciera a Buffalo Bills por 38-24 con Mahomes en modo estelar: 325 yardas (récord personal en 'playoff') y tres touchdowns de pase.

 

A su vez, los Tampa Bay Buccaneers de Brady ganaron a Green Bay Packers por 31-26 con Tom completando 280 yardas y firmando un billete para la Super Bowl, hecho que su nuevo equipo (fichó por ellos en marzo) no reeditaba desde 2002.

 

De esta manera, el próximo 7 de febrero ante 22.000 espectadores por las restricciones sanitarias, el mejor jugador de la historia y el gran aspirante a su trono medirán sus fuerzas en una final que se antoja histórica.