Sanja Djurdjevic ha recibido un castigo tras realizar un lamentable gesto racista. La jugadora de vóley de Serbia realizó un gesto en señal de burla de las personas asiáticas, simulando tener los ojos rasgados. Una acción por la que la Federación Internacional de Voleyball (FIVB) la ha suspendido con dos partidos y por la que además ha castigado a la Federación Serbia de Vóley con 22.000 dólares.

El gesto racista se produjo en el partido de la Voleyball Nations League entre la selecciones femeninas de Serbia y Tailandia. Djurdjevic violó el código disciplinario y la FIVB aplicó la sanción tanto a jugadora como a su Federación. Según el comunicado de la FIVB, el dinero de la multa irá destinado a "combatir el comportamiento discriminatorio y/o financiar programas educativos sobre sensibilidad cultural".

 

La jugadora ha pedido disculpas en sus redes sociales, donde ha explicado que tras el partido fue a pedir perdón a las jugadoras tailandesas. "Soy consciente de mi error e inmediatamente después del partido me disculpé con toda la selección de Tailandia. Solo quería dirigirme a mis compañeros con el mensaje: 'Ahora, empezaremos a jugar a la defensiva como ellos'", sostiene Djurdjevic.