Un kilómetro de pista, unos esquís y velocidad: son las características de esta modalidad de esquí extremo que este año llega a España.

 

El mundial de 'Speed Skiing' se disputará en marzo en la nieve de Formigal (Huesca) y el objetivo es batir el récord del mundo: superar los 255 Km/h.

Pero no es tan fácil como parece porque cualquier error supone impactar con la nieve a una velocidad con la que el desenlace puede ser el peor.