Giro radical a la historia de Ilya Medvedev, el boxeador ruso que habría matado a un oso a puñetazos en un bosque. Un grupo de personas entre en el que se encontraba el deportista habría sido atacado por el animal.

Pero la historia parece que es bien distinta. Según ha informado 'mundo.sputniknews.com' la policía ha desmentido la versión del entrenador de Medvedev e incluso de la Federación de Boxeo de Rusia.

El grupo que fue atacado por el animal estaría formado por varios cazadores furtivos que habían disparado al oso previamente. En el lugar cercano a los hechos, la policía encontró sangre y cartuchos de escopeta.

Los investigadores han concluido que este grupo de personas disparó al animal y éste se habría defendido. Además, los agentes han encontrado varias armas de fuego entre las pertenencias de los acompañantes del boxeador.