Pueden irse acostumbrando a escuchar su nombre, porque les va a resultar muy familiar de ahora en adelante. Patrick Mahomes II es el líder que ha llevado a los Kansas City Chiefs a levantar una Super Bowl 50 años después.

Una victoria cimentada en una remontada que lideró su brazo. A falta de siete minutos para el final, los Chiefs perdían 20-10, imponiéndose por 20-31 al final del tiempo reglamentario.

Pese a que parezca que su historia ha comenzado ahora, Mahomes lleva un largo camino recorrido. Su padre, Pat Mahomes, fue jugador de béisbol en los 80, algo que seguro que ha servido para que su hijo Patrick lleve el deporte de élite en la sangre.

Tal fue su talento precoz que no había deporte que se le resistiese. Los Oakland Raider llegaron a llamarle para ofrecerle un puesto como lanzador de su equipo de béisbol, pero su objetivo era bien distinto.

Una remontada de época

Sus actuaciones en la universidad llegaron a ser tildadas de "injustas" con el resto de sus rivales, siendo elegido número 10 del draft por los Kansas City Chiefs. En 2013, dejó claro uno de sus objetivos en un tuit que se ha hecho viral esta noche.

 

"Apuesto a que se siente increíble ser el quarterback que dice 'Voy a ir a Disney World' tras ganar la Super Bowl". Un mensaje escrito el 7 de febrero de 2013. Siete años después, ya lo sabe.

 

Su capacidad de lanzar pases larguísimos sin pestañear y donde le da la gana hacen que sea prácticamente imparable. Así lo enseñó en la propia Super Bowl, encontrando a Hill a 44 yardas.

 

Quédense con su nombre, porque ya es historia de la NFL, del deporte. Patrick Mahomes ha llegado para quedarse y para dominar la NLF durante la próxima década.