El combate que enfrentó a Alejandra Jiménez contra Franchon Crews-Dezurn dejó un momento nunca visto sobre un ring.

Durante el descanso entre el asalto 9 y el 10, a Crews-Dezurn le quitaron la peluca. Miembros de su equipo le aconsejaron quitársela porque estaba perjudicándola, algo que no gustó a la boxeadora.

 

"¡No!", llegó a gritar durante la secuencia. Pese a esta singular medida, no pudo ganar el combate contra la mexicana Jiménez, que se llevó la victoria gracias a la decisión de los jueces.