La atleta belga Marieke Vervoort ha fallecido a los 40 años. La campeona paralímpica firmó la eutanasia en 2008, siendo noticia tras acabar los Juegos de 2016 y recibiéndola finalmente este martes.

Vervoort sufría una enfermedad degenerativa que le podía a llegar a impedir incluso dormir, siendo los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 donde logró su mayor éxito. Fue medalla de oro en los 100 metros y de plata en los 200.

También ganó dos medallas en los Juegos de Río de Janeiro en 2016, una plata en 400 metros y un bronce en 100 metros, lo que supuso su adiós a la competición profesional.

El Ayuntamiento de Diest, su localidad natal, ha anunciado su fallecimiento tras recibir la eutanasia. No sólo practicó atletismo, también jugó al baloncesto en silla de ruedas y practicó triatlón, aunque finalmente se decantó por las carreras más cortas y explosivas.

 

Fue a los 14 años cuando Vervoort fue diagnosticada de una enfermedad muscular degenerativa, una enfermedad que no le impidió luchar por sus sueños y tocar la gloria.