Para que el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos diga que quiere ser como Jon Rahm, algo bien tendrá que estar haciendo el bilbaíno, a pesar de que no pudiera ayudar a Europa a ganar esta edición de la Ryder Cup.

Durante la jornada del sábado demostró todo su potencial, el que le ha hecho llegar al número 1 del mundo del golf, y Michael Jordan no pudo negarse ante la evidencia.

El exjugador de baloncesto es también un gran aficionado a este deporte y llegó a ser tener un hándicap a la altura del nivel profesional, aunque no quiso introducirse en el deporte. Aun así, el mítico escolta de los Chicago Bulls ha seguido teniendo la misma pasión por los hoyos y en una charla con Stephen Curry durante la jornada del torneo que enfrenta a sus compatriotas contra los europeos, Jordan se queda con el español.

"Jon Rahm. Tiene un buen swing, me encanta su estilo y además muestra sus emociones. Además está jugando muy bien ahora mismo", comenta desde el césped de Whistling Straits.

 

Además de golf, Curry y Jordan hablaron también de otros temas, entre ellos de la comparativa entre ambos deportes: "Entré en el golf principalmente porque desde un punto de vista competitivo, para mí, es el juego más difícil de jugar".

"En baloncesto siempre puedo responder a un oponente ya sea en defensa o en ataque, pero en el golf, es como jugar en un espejo. Para una persona competitiva como yo, esto es lo que me mantiene cuerdo. Cuando dejé el baloncesto el golf fue suficiente para mantener mi fuego competitivo", añade.

Un fuego que nunca se apagará, ya que si hay algo que no pueda soportar es la derrota: "Lo odio. No hay más. Pero también lo respeto, porque perder es parte de ganar. Nunca vas a ganar solamente. Tienes que perder para luego ganar".