Carlos Condint, quien lleva en las artes mixtas desde 2002, nunca antes había visto algo así. Su contrincante Court McGee se recolocó él mismo su nariz rota.

Y es que durante el primer asalto del combate, Condit había logrado encajar un buen golpe en la cara de McGee, pero le fracturó la nariz. Sin embargo, no se esperaba que tras el descanso, antes de empezar el segundo asalto, McGee se colocará la nariz como si nada.

La pelea acabó sin ningún KO, duró los tres asaltos acordados y fue Condit quien se llevó la victoria por decisión unánime. En la rueda de prensa le preguntaron por McGee: "Este chico se arregló él mismo la nariz, es un maldito salvaje. Qué gángster".

 

McGee respondió en sus redes sociales con una foto de cómo había quedado su nariz tras el puñetazo de su rival: "Sentí que estaba torcido después de que me levanté".