Joe Schilling se ha visto envuelto en una polémico altercado tras agredir brutalmente a una persona en un bar. El luchador de Bellator MMA (competición estadounidense de artes marciales mixtas) propinó dos puñetazos a un cliente tras encararse con él.

Tras la difusión del vídeo en internet, el veterano peleador de kickboxing ha querido defenderse en redes sociales alegando que la agresión fue en defensa propia y que todo comenzó con un comentario racista del agredido a uno de los camareros del establecimiento. "El chico se ofendió seriamente, pero no quería perder su trabajo", cuenta el luchador en Instagram.

"A medida que avanza la noche, este payaso comenzó a mirarme y a rapear cualquier canción que sonaba, mientras hacía contacto visual conmigo. Yo estaba, como, '¿Qué le pasa a este idiota?Me doy la vuelta y él se flexiona sobre mí. Todos los días se toman malas decisiones", dice Schilling, que explica la escena en la que comete la agresión.

 

"Como pueden ver en el vídeo, cuando el tipo se burló de mí, yo temí por mi vida y simplemente me defendí de los males de este mundo", sostiene Schilling.