Matiss Kivlenieks, jugador de la NHL, ha fallecido tras sufrir un accidente con fuegos artificiales en el día de la Independencia. Kivlenieks, portero de los Columbus Blue Jackets, se encontraba en su domicilio celebrando el 4 de julio, cuando el material pirotécnico explosionó en su cuerpo. La noticia ha conmovido al hockey norteamericano.

La autopsia ha confirmado que Kivlenieks murió en el acto a pesar de la rápida llegada de los servicios de emergencia. Según ha confirmado la policía de Novi, ciudad de Michigan donde residía, el jugador de 24 años falleció después de un traumatismo causado por una explosión de un mortero de fuegos artificiales errantes en su pecho.

El letón estaba considerado como una de las promesas de la NHL, competición en la que debutó en 2017 después de pasar por Sioux City Musketeers y Cleveland Monsters en la AHL. Los Columbus Blue Jackets, conmocionados tras conocer la trágica noticia, han querido mostrar sus condolencias a los seres queridos del que era su portero a través de un comunicado en redes sociales.

 

"Estamos conmocionados y entristecidos por la pérdida de Matiss Kivlenieks, y expresamos nuestro más sentido pésame a su madre, Astrid, su familia y amigos durante este momento devastador. 'Kivi' era un joven sobresaliente que saludaba siempre a todos con una sonrisa, y el impacto que ha tenido durante sus cuatro años con nuestra organización no será olvidado", lamenta el presidente de Operaciones de la franquicia, John Davidson.