Nils Hoglander ha protagonizado una de las acciones más escalofriantes de hockey sobre hielo. El en partido de la NHL (Liga de Hockey norteamericana) que enfrentaba a los Vancouver Canuks contra los Maple Leafs de Toronto, un lanzamiento de Jordie Benn a portería impactó en el rostro del jugador del equipo local. El brutal impacto provocó una brecha en la frente del extremo de Vancouver, que se llevó las manos a su cara llena de sangre tras el duro golpe.

La visera que incorporaba en el casco no pudo protegerlo del fuerte disparo .A pesar de que el jugador no paraba de sangrar, Hoglander se limpió la herida y volvió a la pista como si nada hubiera pasado. Afortunadamente todo quedó en un susto y en derrota para su equipo que perdió por 3-1 contra los Leafs.

 

El duro material fabricado con caucho vulcanizado ya fue capaz de causar la muerte al árbitro Pavel Lainka en 2016 cuando arbitraba el partido entre los Warriors Brno y Young Dragons Sumperk de la Liga de Hockey de la República Checa. El disco impactó en la parte lateral del cráneo del colegiado, que falleció dos semanas más tarde a causa de las heridas sufridas.