Indignación en la MLB. El título de Los Angeles Dodgers se ha convertido en un escándalo por el comportamiento de su estrella, Justin Tunder. Todo ocurrió en la fiesta, junto a sus compañeros y con el trofeo en sus manos.

En medio de la final, Turner conoció que era positivo por coronavirus después de un resultado "inconcluso" en un primer test. Su equipo decidió sustituirle, en una decisión que ningún aficionado de los Dodgers podía entender. Minutos después se conocía su positivo en Covid-19.

Con el título de su equipo, al ganar a los Rays de Tampa Bay, Tunder volvió a salir al terreno de juego para sorpresa de todos. Celebró el título como si no pasara nada, abrazando a sus compañeros y portando el trofeo de la MLB.

Asimismo, 'Fox Sports' captó una imagen en la que se podía ver al jugador retirarse la mascarilla para las fotos. Un acto todavía más irresponsable después de conocer que estaba contagiado.

 

"Si hay gente a su alrededor sin mascarilla no es lo ideal, la verdad", reconoció Andrew Friedman, presidente de los Dodgers.

Tunder, ajeno a las críticas, publicó un mensaje en sus redes sociales para agradecer los mensajes de cariño e informar que no presentaba síntomas: "¡No podía creer que no pudiera estar con mis compañeros ahí celebrando!".