Admirable, brillante, sobresaliente... faltan los calificativos para describir lo que ha hecho y cómo lo ha realizado este saltador. Con una sola pierna, completó un salto de altura de gran complejidad, dejando atónitos a los presentes y dando cuenta de que no existen límites cuando se conjuga esfuerzo, trabajo y dedicación.

 

El saltador dejó las muletas en el suelo, calentó con diversos saltos y se lanzó a superar la barra con un increíble salto que completó con gran maestría. A pesar de solo contar con la pierna izquierda, la combinación de fuerza y técnica fue sublime.