Tremendo susto el que se llevaron este domingo un grupo de infantiles y cadetes de balonmano. De camino a Valencia desde Alicante para disputar un entrenamiento de la selección autonómica de la Comunitat, el autobús en el que viajaban los jugadores se incendió.

A su paso por Senija (Alicante) en la AP-7, una avería mecánica en el sistema de frenos fue el origen de unas llamas que se extendieron a todo el autobús, provocando ligeras explosiones.

El Consorcio Provincial de Bomberos de la Diputación de Alicante y la Guardia Civil de Tráfico se desplazaron rápidamente al lugar de los hechos y lograron evacuar el vehículo.

 

Los chicos y chicas, de entre 13 y 16 años, lograron salir ilesos y sin sufrir ningún tipo de lesión. "Ha sido un susto", afirman a 'EFE'.